Las parrillas activan el modo San Juan

Las barbacoas y las parrillas marcan el inicio de cada verano. Alcanzan su mayor notoriedad en torno a la noche de San Juan, el 23 de junio, pero su temporada de pesca se extiende hasta el mes de octubre.

Con unos sencillos pasos es posible prepararlas con éxito a la brasa, en  parrillas o planchas, y disfrutar de su intenso sabor. Es un auténtico placer degustar unas sardinas en compañía de los amigos o la familia, acompañadas de un buen pan y un vino de Galicia.

En la noche de San Juan, del 23 al 24 de junio, es muy típico preparar unas sardinas a la parrilla, sobre unas brasas, y recibir con ellas una noche mágica. De unos años hacia aquí, las capturas de sardinas escasean, por lo que en estos días clave su precio se dispara hasta los 15€/Kg. en el mejor de los casos. De todas maneras la tradición manda y no hay quién se resista a este manjar.

La calidad y frescura del pescado es muy importante. A la hora de comprar, para conocer su frescura, fijaos en que sean de un color plateado brillante, que tengan los ojos claros y sin sangre, el cuerpo firme y tieso, y las agallas de un rojo intenso. Y por supuesto, que no huelan mal, ya que a los 2-3 días pierden toda su frescura.

sardinas07

Las asaremos enteras, sin quitarle las vísceras. De esta manera estarán más sabrosas. Una vez cocinadas será sencillo retirarles esta parte. Antes de colocarlas en la parrilla, les pasamos un papel de cocina para quitarles algún resto de sangre.

Las brasas

Las mejores brasas son las de madera, por lo que os recomiendo optar por esta opción en vez de usar carbón. Haremos una cantidad suficiente para que luego abarque toda la superficie de la parrilla.

Dejaremos que el fuego se muera, que no queden llamas. Y el soporte de las parrillas estará a una distancia prudencial, por lo menos una cuarta de alto. Las sardinas soltarán su grasa, provocando alguna llama furtiva, que no queremos que alcancen la parrilla.

sardinas03

Cómo hacer las sardinas a la parrilla

Salamos bien las sardinas por ambas partes, con sal gorda. Las colocamos en paralelo, todas en el mismo sentido y en perpendicular a los listones de la parrilla. En el caso de que uséis una plancha, las disponemos de igual manera, aunque luego tendréis que voltearlas una a una.

Disponemos la parrilla sobre las brasas, a unos 20 cm. por lo menos. La altura será mayor cuanto mayor sea el calor que desprenden las brasas. Queremos que las sardinas estén en su punto pero no chamuscadas.

Cerramos con la parte superior de la parrilla y a la brasa. Primero por un lado, y en cuanto esté la piel crujiente y tostada, les damos la vuelta. Es importante que tengan un buen aspecto exterior pero también que no estén crudas. En cuestión de 2-3 minutos por cada lado deberían de estar en su punto.

Para aseguraros, retirad una de ellas y comprobad si está a vuestro gusto. Y si no, pues un poco más de tiempo en la brasa.

Parrilla especial SAN JUAN en SLR tienda online >> AQUÍ

sardiñada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *